miércoles, 10 de julio de 2013

Transmutación, Sergio G. Ros [opinión de Sisa]

   Os traigo la opinión de Sisa, que se apuntó a la lectura conjunta de Transmutación de Sergio G. Ros y finalmente se ha decidido a mandarme sus impresiones. Mi reseña la podéis ver en este enlace.





   La idea para el argumento de Transmutación era interesante: la posibilidad de adquirir las habilidades y características de otra persona, especialmente si éstas son superiores a la media. Dado que la ciencia no ha conseguido de momento este logro, había que recurrir a lo paranormal, lo inexplicable, y eso está bien. Pero, y quizá sea cosa mía, que no estaba muy atenta o algo, pero no acabo de entender del todo cuál es el mecanismo que permite la transmutación…y eso es fundamental, creo yo*.

   La aparición de un grupo psicópata caníbal tiene su encanto, aunque habría servido para escribir un libro diferente, porque aunque da interés al pasado de Jumba, tampoco acaba de explicarse la relación con el tema principal.

   No conozco la trayectoria del autor, pero considero que le falta algo de rodaje, o al menos, depurar algunos detalles. Para mí, lo más incómodo a la hora de poder disfrutar del libro ha sido la excesiva aportación de detalles que no aportaban gran cosa a la historia. El mejor ejemplo que se me ocurre son los listados de canciones que los personajes escuchaban en la radio…También me sobra la parte en la que Jumba está en ¿Irak?** Hay varias páginas describiendo al grupo, lo que hacen…cuando en realidad lo único que aporta a la historia es que Jumba está entregado a su trabajo, pero que sale corriendo cuando se entera de la situación de Asima.

   Algo tan sencillo como poner unos asteriscos o una línea ayudaría también a la lectura, pues los saltos de un personaje a otro se hacen sin previo aviso, cambiando los tiempos verbales…pero igualmente descoloca y perjudica la fluidez al leer. Lo mismo con las erratas.

   No me creí que un adolescente, del tipo empollón, antes del cambio, y después de haber hecho una tontería como robar un coche con explosivos…no sólo no avise a la policía (una cosa es robar un coche y otra que pueda morir gente) sino que además acuda a una cita con gente  relacionada con los dueños de esos explosivos. Ni que siendo un profesional no cierres el coche. El cura estaría viejo, pero si sabe, sin secreto de confesión de por medio, que tiene al lado al autor de un atentado, lo menos que puede hacer es pegar un grito, digo yo.

   Y los queloides tienen tratamiento, a mí me los trataron…y fue antes del momento del libro, porque en esa época yo no tenía móvil…no desaparece la cicatriz, pero disminuye la hinchazón y se disimula bastante.

   Me habría gustado que se profundizara un poco más en cómo afectó el cambio a los protagonistas… sobre todo a Jumba, que parece que sólo pierde la puntería…que parece que el que recibe las características más destacables sale ganando, pero ¿y el otro?. También me habría gustado más que la adquisición de ese poder físico, aprovechando lo que mantuviese de su personalidad anterior, la hubiese dedicado a otras tareas, o incluso que hubiera seguido estudiando. Que puedas hacer algo no te obliga a hacerlo.

   Terminar diciendo que si bien hay detalles que se pueden mejorar, quiero animar al autor a seguir escribiendo, ya que las ideas eran buenas y la práctica estoy segura que depurará el estilo.

* Espero que la autora de este blog me lo explique si ella lo ha pillado…

**No puedo confirmar el dato, mi libro electrónico está en rehabilitación…

1 comentario:

Lady Boheme dijo...

Sisa, la verdad es que yo tampoco me enteré muy bien de cómo se lleva a cabo la transmutación :S

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...