viernes, 6 de marzo de 2015

Divago, luego existo #2

   Me gusta leer. Creo que eso es evidente, pues que de otra manera no tendría un blog literario. Durante años he leído sobre todo en transporte público, aprovechando los tiempos de espera, los largos trayectos en bus, los desplazamientos en metro... Cada minuto en un bus, metro o tren lo aprovechaba dentro de las páginas de un libro. 
Foto de Pinterest

  Me he acostumbrado tanto a leer en movimiento, en lugares públicos que, cuando estoy en casa, me cuesta encontrar un rato para sentarme con un libro o un cómic. Siempre hay algo que hacer, alguna lavadora por poner, algún correo que contestar... o aprovecho el rato para ver una serie o alguna película, sola o acompañada. Me cuesta tanto que, ahora que estoy pasando más tiempo en casa, mi ritmo lector está bajando a velocidad de vértigo y el motivo es la falta de costumbre de leer en mi casa. 

   No sé si a vosotros os ocurre, que asociáis la lectura a un momento, a un lugar, y cuando eso cambia drásticamente, cuesta encontrar el hueco para no hacer tareas obligatorias o navegar en internet, y perderse en las páginas de un libro. 

   Espero conseguir encontrar mi sitio de lectura porque desde luego es un rollo tener tiempo para ello y no dedicarlo por un tema así. 

   ¿Os ha pasado alguna vez algo así? ¿Dónde soléis leer? 

11 comentarios:

Goizeder Lamariano Martín dijo...

En Madrid leía sobre todo en el transporte pero en Pamplona voy en coche a todas partes así que leo en casa cuando el peque echa la siesta y a las noches antes de acostarnos. Besos.

Xaquelina Matesanz dijo...

La verdad es que aunque me cuesta lo mío concentrarme, puedo leer en cualquier sala de espera o en cualquier momento libre que tengo cuando voy a algún lugar. Eso sí, mi casa es el mejor sitio para leer. Por la mañana, justo después de desayunar y por la noche, antes de dormir, es cuando mejor me concentro :)

Aya dijo...

La verdad es que no he adoptado (todavía, y espero que no pase) hábitos de lectura concretos. Leo cuando puedo. Sobre todo lo hago en la cama, antes de dormir, pero si el libro me tira mucho me dedico a robar páginas mientras trabajo... soy así de mala persona xDDDD Claro que trabajo en casa, eso ayuda.

Narayani dijo...

Me pasó lo mismo cuando llegué a Chile. Aquí siempre leía en transporte público y allí iba andando al trabajo. Sólo leía por las noches y a veces estaba tan cansada que sólo leía unos párrafos antes de apagar la luz. Ahora sigo haciéndolo igual. Leo por la noche sobre todo y, si consigo que haya silencio en casa, también en otros momentos (aunque tengo que decir que son los menos)

Encontrarás tu momento. Ya verás.

Besos!

Margari dijo...

Para leer no tengo problemas. Me da igual el sitio. En casa, en la piscina esperando a mi hija, en la playa... Cualquier momentito que tenga libre. Solo tengo problemas para leer en coche o en autobús, que suelo marearme. Y andando, como veo a alguna gente, soy incapaz. Que me gusta mirar donde pongo los pies y no llevarme a nadie por delante.
Besotes!!!

Excavenger dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Excavenger dijo...

Mis hábitos de lectura varían según el libro que tenga en las manos, por así decirlo. Algunos por ejemplo no podía concentrarme en casa y leía sólo en la facultad; con otros, al revés. Unos de noche u otros de día.

A veces me gusta pensar que cada obra elige su propio momento.

Nina dijo...

yo leo casi siempre en metro. es el lugar donde mas leo.

Nisi dijo...

Yo en verano leo mucho en la playa. El resto del año, leo mucho cuando viajo (aviones y aeropuertos) y en casa me pasa un poco lo que a ti: tengo que buscar el momento. Hace poco que he descubierto lo de leer desayunando y me encanta.

brujamr dijo...

Hola!!
Yo suelo leer mucho en el metro cuando iba de camino al trabajo. Ahora que estoy en paro, leo mucho menos de lo que me gustaría....
Eso sí, nunca perdono mis dos páginas o líneas antes de dormir...
Un besito

Jesús dijo...

Durante mucho tiempo también me acostumbré a leer fuera de casa, sobre todo en las esperas y trayectos del transporte público. ¡Hasta fui capaz de leer en el bus, que antes me mareaba! Pero con el tiempo se cambiaron las tornas, y ahora cualquier ruido me saca de la lectura, por lo que actualmente suelo leer en casa. Eso sí, siempre me acompaña un libro.

¡Muchos besos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...