viernes, 26 de abril de 2013

Anécdotas de enfermeras, Elisabeth G. Iborra

   Desde que trabajo de bibliotecaria en una universidad que forma enfermeros y fisioterapeutas, son profesiones que me intrigan cada vez más. Por ello, me leí este libro, que empecé y terminé en un día. 

   Está estructurado en distintas partes, por Comunidades Autónomas (Madrid, Cataluña, Andalucía...), con una parte sin identificar porque las que narraban sus historias querían seguir en el anonimato. 

   Son, como dice el título, anécdotas de enfermeras, recopiladas por una persona, pero cada una contada de una forma diferente, pues igual que cada uno hablamos de una manera. Me ha gustado eso, no pretenden "novelizar" ni camuflar eso, sino dejar que los enfermeros (que la mayoría son mujeres) se expresen a su manera. 

   Y sobre las anécdotas en sí... Sorprende ver que algunas cosas que consideramos leyendas urbanas no son tales, sino que hay gente que de verdad se introduce objetos extraños por agujeros de su cuerpo y no le queda más remedio que ir al médico, o que en pleno acto sexual, algo pasa y se quedan encajados... La verdad es que tiene que ser una faena ir de esa guisa al hospital porque sabes que se van a reír de ti, aunque sea a tus espaldas. 

   Es un libro con mucho humor, pero también con partes más duras. La profesión de enfermería es totalmente vocacional, y eso es lo que desprenden las mujeres (y los pocos hombres) que nos cuentan sus anécdotas en este libro. Tienen que aguantar muchísimo (gente con poquísima o nula higiene, que no se lava heridas y cuando va a las curas salen gusanos; gente que les falta al respeto, toxicómanos que las amenazan para conseguir su droga...) y creo, como ellos (me sale decir ellas porque de verdad, que en todo el libro creo que hay sólo un par de hombres) que su profesión no tiene la suficiente visibilidad. Que la gente no sabe lo que significa ser enfermero. 

   Ha habido anécdotas que me han dejado el corazón encogido, y otras, que no creía que fuesen posibles. No repetiré ninguna de estas últimas por no resultar desagradable, pero en serio, si sentís algo de curiosidad por la profesión, de verdad que os recomiendo este libro.

12 comentarios:

Zoeybird dijo...

Me encontré con este libro hace unos años en el aeropuerto, sirvió para entretenernos y hacernos reír en esas dos horas de retraso que llevaba el vuelo. Lo cierto es que lo recuerdo con mucho cariño ^^

Bookworm dijo...

Sí, yo también me lo leí de una sentada, bueno de dos, en un viaje en autobús ida-vuelta a Santiago y me gustó mucho. Es muy ameno y por momentos muy divertido, pero es cierto que alguna de las historias me pusieron los pelos de punta. A raíz de este libro, luego empecé a fijarme que en las librerías había todo tipo de libros de anécdotas (de veterinarios, de azafatas, de putas, de farmacéuticos...) pero yo no he leído ninguno más. Si son como este, alguno podría valer la pena ¿no?
Besitos

Elenusqui dijo...

Que chulo! Ya soy casi enfermera, en junio! necesito leer este libro! :)

Nina dijo...

se ve una buena lectura *-*
besote!

Shorby dijo...

Yo podría escribir un libro de este tipo. No digo más xD

Besotes

Margari dijo...

NO conocía este libro. No pinta nada mal, que parece divertido, aunque tenga partes que no lo sean tanto.
Besotes!!!

Kasumi dijo...

Parece realmente inteserante y no lo conocía, gracias.
Aunque empiezo a pensar que hay uno libro así de cada profesión, o que, sino lo hay todavía, pronto lo habrá XD

Isa dijo...

Me quedaría con la parte cómica, pero la parte más dura no creo que me haga leer el libro. Aun así, me parece muy interesante.

Lesincele dijo...

Lo tengo en casa, cuando lo vi en la tienda no pude resistirme!
Aún habiendo escenas algo arrg jeje
Un beso!

Lady Boheme dijo...

Zoeybird: Tiene momentos muy divertidos y en general es muy agradable, aunque las partes duras son... uff.

Mer: Es que hay cada historia que... telita. Sobre todo las relacionadas con anorexia, madre mía. Yo en algún punto tuve que dejar de leer un rato. Seguro que hay otras profesiones con miga para esta clase de libros, pero no sé, esto me llamaba porque donde trabajo forman enfermeros, los demás... pues no me llaman tanto.

Elenusqui: ¡Enhorabuena! Búscalo en la biblio de tu universidad, que seguro que lo tienen ;)

Nina: Curiosa desde luego.

Shorby: No, si ya... xDD Pero el tuyo sería sólo de humor (afortunadamente).

Margari: Con este libro te haces una idea de lo que tienen que aguantar los enfermeros a diario, que no es poco.

Kasumi: Seguramente lo hay, o lo habrá... pero este me ha gustado especialmente, no sé si con otra profesión me pasaría lo mismo.

Isa: Bueno, ambas partes se compensan muy bien, por si te ayuda...

Lesincele: Es que pasa cada cosa... que vaya tela!!

bibliobulimica dijo...

Yo lo leí y fue un libro-medicina ;-)
espero que Shorby de verdad se ponga a escribir un libro con todo lo que le pasa en el trabajo, que algunas anécdotas son de no creerse.
Un beso,
Ale.

Lady Boheme dijo...

Ale: Shorby podría escribir una saga entera con sus anécdotas de trabajo, ¡jaja! A ver si se anima...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...