sábado, 17 de enero de 2015

Botín bibliotecario

   Me tira la profesión, mucho. Y es que siento una devoción por las bibliotecas que ni el kindle (del cual estoy enamorada) puede desterrar. Cierto que ya apenas compro libros en papel (lo del digital es otro tema), pero no puedo evitar acudir de tanto en tanto a la biblioteca a coger unos cuantos ejemplares, sean cómics o novelas, para leer en algún momento. Me encanta ir, pasear por los pasillos, descubrir cosas nuevas... Tiene algo como mágico que, para mí, no tiene comparación. 

   Sí, se podría comparar a recorrer los pasillos de una librería para comprar todos los libros que quiera pero ni tengo el dinero para hacerlo, ni las ganas, después de dos mudanzas y en medio de una tercera, no quiero acumular libros en papel. Al menos no libros que sean sólo texto y que mi kindle me puede dar el equivalente "sin peso". Aquí no incluimos esas excepciones que son los libros que me gustan muchomuchomuchomucho. 

   A lo que iba. Hoy ha tocado excursión a la biblioteca, en mi nuevo barrio. Es una biblioteca de la Comunidad de Madrid bastante grande y con una sección de cómic muy decente, y esto se ha venido conmigo: 




- Pollo con ciruelas, de Marjane Satrapi. Creo que me lo apunté del blog de Lahierbaroja, y al fin le ha llegado el turno. Ya, claro, no me acuerdo de por qué me lo quise leer, lo cual le da un punto de sorpresa interesante. 
- Planeta champú, de Douglas Coupland. Única novela que se ha venido conmigo y que promete ser rara no: lo siguiente. Es un autor conocido sobre todo por escribir Generación X pero a mí me llamaba más este libro para empezar su obra. Tienen algunas cosillas más en mi nueva biblio (estoy encantada con el nuevo barrio, no sé si se nota), así que si me gusta, volveré a por más. 
- Y, el último hombre: Cómos y porqués. Último volumen de esta serie de cómic y es que ya tengo ganas de saber qué es lo que mató a todos los hombres del planeta -a todo lo que tenía un cromosoma Y, en realidad-, y si esa situación va a solucionarse o no. Es una serie que me está gustando muchísimo, tiene un ritmo narrativo muy bueno y es muy fácil cogerle cariño a según qué personajes. 


   Este es el botín de este mes, que además me he prestado yo solita en una máquina de autopréstamo que han puesto nueva allí (fui la semana pasada y aún no estaba), y me ha parecido muy curioso. No sé si esto es buena noticia o no porque por un lado agiliza el servicio de préstamo pero por otro puede hacer que cada vez haya menos bibliotecarios y ya hay escasez. 

7 comentarios:

La hierba roja dijo...

Me alegra ver que sigues actualizando y comentando. :)

Como dices, el de Satrapi lo comentó alguien en mi entrada de Persépolis. Ya me contarás qué tal está.

¿Otra mudanza más? ¡Tenemos que vernos y me cuentas!

Un beso

Trescatorce dijo...

A mi también me encantan las bibliotecas y no soy bibliotecaria. Me fijo en las bibliotecas de los barrios, y en la de aquí además hacen muchas cosas para los peques.
Me encanta que en tu nuevo barrio haya una biblioteca tan chula.
Y más me alegro de que este sitio vaya cobrando vida de nuevo.
¡Besotes!

masteatro dijo...

Yo no soy bibliotecaria aunque dicho sea de paso, no me importaría serlo. Las bibliotecas me fascinan podría pasarme horas y horas en una hojeando libros y sin decidirme por cuál llevarme a casa.

Margari dijo...

A mí también me encanta pasear por las estanterías de las bibliotecas y cotillear. La de buenas lecturas que he descubierto así. Y lo de la maquinita no me gusta. Prefiero al bibliotecari@. No sólo porque ya es otro puesto de trabajo, sino porque con el bibliotecari@ puedes hablar, relacionarte, recomendar...
Besotes!!!

Teresa dijo...

A mí también me encanta pasear por la biblioteca, llevarme el que tenía pensado... y alguno más.
La máquina expendedora puede ser cómoda, pero quita un puesto de trabajo, a una persona que te recomienda libros, que te ayuda a buscar ese que no encuentras porque alguien ha puesto donde no era...
Así que espero que en mi biblioteca no la pongan.
Un beso!
PD. Muy buen botín :)

Marta Rodicio dijo...

Aquí otra ratita de biblioteca. Me gustan sobre todo cuado no hay casi nadie y las tienes toda para ti :3
Disfruta los prestados :)

Jesús dijo...

¡Cuánto me alegra encontrar actualizaciones en tu blog! Ya echaba de menos leerte. :D Ahora, a disfrutar de ese botín bibliotecario. Por cierto, en mi facultad siempre ha existido la máquina de autopréstamo, y siempre he visto a los mismo bibliotecarios trabajando, así que allí al menos no ha afectado la máquina a la plantilla. :) ¡Muchos, muchos, muchos besos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...